Adolescentes, redes sociales y riesgos

Las redes sociales pueden definirse como plataformas o sitios web, cuya finalidad es crear comunidades en línea, donde las personas comparten su perfil personal con otros usuarios, con los que se intercambia información mediante servicios de mensajería, publicación de fotografías y videos, entre otras aplicaciones, buscando formar relaciones interpersonales a nivel virtual.

Estas plataformas pueden generar una variedad de beneficios para la población, entre los que destacan: la creación de páginas web o blogs que promueven elementos educativos, sentimientos de competencia, promoción y prevención en salud, apoyo en logros académicos, como también ser un espacio donde se refuerzan las relaciones interpersonales. Sin embargo, también las redes sociales posibilitan en ocasiones la exposición a ciertos riesgos, los cuales son más evidentes en la población adolescente debido a la mayor vulnerabilidad que trae consigo esta etapa vital. No se puede excluir el hecho de que es una etapa en la cual el adolescente se encuentra configurando su identidad, y junto con ello hay una búsqueda de aceptación y filiación al grupo de pares. Lo anterior, sumado a mayores niveles de impulsividad y a una menor capacidad de abstracción cognitiva, generan un caldo de cultivo para la emergencia de conductas arriesgadas en redes sociales, donde no se visualizan las consecuencias de las acciones.

Un área que puede verse afectada negativamente al utilizar las redes sociales es el área de la sexualidad. Entro los riesgos que ocurren, se destacan dos fenómenos: sexting y grooming. El primero consiste en el envío de contenidos sexuales, como fotografías, videos entre otros, generalmente elaborado por el adolescente. El material es enviado voluntariamente en un marco de confianza con otro adolescente. Sin embargo, existe la posibilidad de que los contenidos sexuales sean difundidos de manera intencional o accidental por parte del tercero involucrado. Si este es el caso, el adolescente queda expuesto tanto física como emocionalmente al conjunto de su red social, lo cual daña fuertemente su autoimagen, afectando en su proceso de formación de identidad. Por su parte, el grooming ocurre cuando un adulto se acerca amistosamente a un adolescente por medio de las redes sociales, con la finalidad de generar confianza en el adolescente para que envíe contenidos sexuales o el mismo adulto pueda generar el material mediante la cámara del computador. Posteriormente, existen amenazas del abusador de compartir las imágenes o videos si la víctima no continúa con el envío de material o si no acepta reunirse en persona con el adulto. Esto puede generar un grave daño emocional, y en ocasiones posibilita la emergencia de cuadros depresivos, ansiosos o trastorno de estrés postraumático.

En síntesis, se puede concluir que los adolescentes al emplear las redes sociales pueden quedar expuestos a una serie de riesgos, ya sea tanto en el área sexual, psicológica, como social, y además existe gran exposición de la privacidad, por lo que se afecta la integridad física como psíquica de la persona. Debido a los riesgos que conllevan el uso de redes sociales, es clave que los adultos generen una relación de confianza con los adolescentes, supervisen y eduquen sobre los peligros a los que se exponen utilizando estas plataformas, y puedan direccionar hacia una utilización sana y beneficiosa de estas redes.

Centro Rumbos

 Clínico y Multidisciplinario

Psicología, Neuropsicología, Psiquiatría,

Arteterapia, Mindfulness.

Atención niños, adultos, jóvenes y adolescentes

WhatsApp.png
  • Facebook Rumbos
  • Instagram Rumbos
  • Twitter Rumbos
  • YouTube Rumbos
  • LinkedIn Rumbos