Niños/as y Jóvenes con y sin TDA/TDAH y su adaptación a Clases Virtuales en Tiempos de Pandemia


En Chile, aunque cuando no existen cifras oficiales, el Plan Nacional de Salud Mental y Psiquiatría del Ministerio de Salud considera que el Trastorno de Déficit Atencional (TDA)/ Trastorno por Déficit Atencional con Hiperactividad(TDAH) constituyen un problema frecuente en niños, niñas, adolescentes incluso en adultos; afectando el aprendizaje, el rendimiento académico y/o laboral, las relaciones con los pares y el desempeño en la vida diaria.


Ya suponía un desafío para todos adaptarse a las nuevas actividades y rutinas diarias en casa a causa de las cuarentenas, siendo los niños los más afectados, y sobre todo a quienes son diagnosticados con TDA/TDAH, ya que además tienen que lidiar con el estrés que significan las clases virtuales para ellos.

De acuerdo a esto, la situación de aislamiento social que exige la pandemia de Covid-19, enfrenta a educadores, estudiantes y familias a un nuevo formato de interacción como son las “aulas virtuales”. Una modalidad que exige un proceso de adaptación que hace difícil considerar las particularidades de cada niño/a o joven. Situación que presenta más dificultades, además del aprendizaje en el ámbito psicológico ante la evidencia de un diagnóstico de TDA.


Aquellos jóvenes y niño/as; que ya en clases presenciales no lograban participar y atender de forma adecuada las clases presenciales manifiestan en la actualidad en la relación que se instala, al mediar con una pantalla un incremento significativo en las dificultades de motivación, atención y concentración ; con las cuales ya venían lidiando en el formato tradicional.


Si bien, en muchos casos los padres han asumido el rol auxiliar para apoyar a estos niños y hacen esfuerzos para mantenerlos atentos, regulados emocionalmente y lograr que mantengan el ritmo del grupo, no siempre cuentan con el tiempo, las condiciones o las herramientas para llegar a un buen resultado. En muchos casos ocurre que en el hogar hay situaciones que no se pueden evitar y junto con esto considerar que no todos cuentan con un lugar establecido de estudio, convirtiéndose en una gran distracción para los estudiantes sobre todo para quienes ya presentan dificultades de concentración.


La situación de pandemia ha instalado hábitos que afectan la salud mental y en niño/as y jóvenes con TDHA; en ellos se desorganiza aún más las funciones ejecutivas, necesarias para planificar, resolver problemas, organizarse y gestionar el tiempo. El o la estudiante con TDA/TDAH pierde el marco referencial que supone la clase presencial, y la necesidad de apoyo se convierte en una necesidad imprescindible con la que padres y profesores están lidiando día a día. Se hace fundamental buscar alternativas que consideren el desarrollo cognitivo y la etapa de madures de cada niño.


A continuación algunas recomendaciones para facilitar los procesos de atención y organización para todos los niños, jóvenes. Apuntan principalmente a mantener un orden y establecer rutinas

  • Considerar espacios e intervalos considerando los tiempos que el sistema cognitivo y/o cerebro en que logra logra mantener la atención (investigaciones señalan que los niños solo pueden mantener la atención y concentrarse efectivamente durante máximo 45 minutos)

  • Crear un espacio de estudio fijo y que se mantenga, que considere condiciones para concentrarse y evitar distracciones.

  • Ofrecer espacios de esparcimiento/zona de juegos, que NO consideren juegos virtuales y/o celulares, en intervalos que permitan una pausa adecuada para retomar la atención

  • Generar rutinas y/o realizar actividades al aire libre, muchas de las cuales pueden ser parte de la clase como recolectar revistas, hojas, medir algo, etc.

  • Establecer límites precisos (pocos, pero claros) respecto a las clases online.

  • Reforzar permanentemente las instrucciones.

  • Importante es que los padres no interrumpan las clases porque afecta la interacción del niño/a o joven con su profesor y demás compañeros. Temas de organización o dudas deben ser tratadas en otros espacios

  • Ofrecer refuerzos positivos al cumplir tareas, desde una felicitación, enviar una carta, darles pegatinas, etc.

  • Si el niño presenta problemas es fundamental establecer un diagnóstico con profesionales capacitados como un neuropsicólogo que apoye y guíe las necesidades individuales del niño/a o joven y establezca un trabajo en conjunto con la familia y los profesores.

  • Si es necesario, contar con apoyo psicopedagógico o una persona capacitada que acompañe las clases de los niños, cuando son online.


Referencias


Puddu, G., Rothhammer, P., Carrasco, X., Aboitiz, F. y Rothhammer, F. (2017). Déficit atencional con hiperactividad: trastorno multicausal de la conducta, con heredabilidad y comorbilidad genética moderadas. Rev Med Chile 145: 368-372

Centro Rumbos

 Salud Mental y Bienestar

Psicología, Neuropsicología, Psiquiatría

ArteTerapia, Mindfulness e Hipnosis

Niños, Adolescentes, Jóvenes y Adultos

WhatsApp.png
  • Facebook Rumbos
  • Instagram Rumbos
  • Twitter Rumbos
  • YouTube Rumbos
  • LinkedIn Rumbos
button_reserva-online.png
button_isapres-pagos.png