top of page

La importancia de los vínculos en la infancia.


Apego seguro es cuando el bebe cuenta con su madre para cubrir sus necesidades físicas y emocionales, cuando se siente amado y cuidado.
Vínculos de apego seguro

















En un pasado no muy lejanos cuando nacía un bebé, luego de en primera instancia chequear los signos vitales, se les limpiaba y posterior a recibir los primeros cuidados el nin@ era recibid@ por su madre. En la actualidad, conscientes la "conexión temprana ", para un apego seguro , el recién nacido es aproximado al pecho materno desde su primer momento de vida.


Fue un psicoanalista inglés John Bowlby, uno de los pioneros en la teoría del apego, comprueba luego de sus investigaciones en este ámbito que destaca la importancia de la vinculación con las figuras significativas como uno de los pilares fundamentales en el desarrollo de la vida de un individuo. Es así como desde el nacimiento se estimula la relación de apego entre el recién nacido y su madre o cuidador@ y se facilita al niñ@ la cercanía que requiere para "sentir la calidez materna", la cual permite iniciar ese vínculo que lo acompañara toda la vida. En estos momentos ese primer contacto le entrega el afecto que calma la angustia de este momento de tránsito a un nuevo ambiente. Efectivamente es la recepción de la madre amorosa, que lo acoge y el niño en este el contacto, en el olor materno recibe protección, constituyendo este encuentro de comunicación física y afectiva en una diada que instala la seguridad primaria.

A través de aquella comunicación es que se van creando estados mentales compartidos, los cuales permiten a la madre satisfacer y responder adecuadamente a las necesidades del niño, entregando contención e iniciando al pequeño en la adquisición de la habilidad de "auto-regulación" de sus estados emocionales y fisiológicos , que serán la base en toda relación afectiva futuro e incluso en la relación de apreja. Este proceso vendría siendo la base de todas nuestras relaciones afectivas.


Para que el proceso sea efectivo, es decir, que se forme un vínculo confiable y seguro, es necesario que el cuidador sea constante y atento con el infante. Esto consta en que la madre/cuidador sea capaz de no solamente de atender las necesidades físicas del niño como limpiarlo, darle de comer, hacerlo dormir entre otras, sino que también pueda contenerlo en momentos de angustia, calmarlo y entregarle el cariño necesario. “Esta necesidad de atención permanente sugiere una entrega casi total por parte de la madre o el cuidador. Lo que no se sabe, es que esta demanda del bebé obedece a una necesidad biológica de comunicarse para la cual estamos programados genéticamente.” (Moneta, M.E.)


Como se nombró anteriormente, es crucial que el cuidado y entrega sea constante en el tiempo para que de esta manera el niño a medida que vaya creciendo pueda confiar en que su cuidador va a estar ahí cuando éste lo necesite. Esta dependencia emocional es la que posteriormente le permite explorar y aventurarse en el mundo, tal como lo plantea la Paradoja de la Dependencia; “El poder afrontar nuestra vida desde la autonomía muchas veces nace de la seguridad de saber que contamos con alguien que nos apoya.” (Evans, T). Finalmente, a mayor conexión y dependencia sana, mayor capacidad de autonomía. El saber que contamos con otro nos permite arriesgarnos y emprender proyectos.



Ps. Catalina Forteza




Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page