top of page

Personas con Tea en el tránsito a la adultez




El autismo, un trastorno del desarrollo neurológico, afecta la comunicación, la interacción social y el comportamiento. Cuando los adolescentes con autismo enfrentan la transición hacia la adultez, entre los 17 y los 27 años, se encuentran con desafíos únicos para establecer su independencia y encontrar su lugar en la sociedad. Este período puede ser especialmente difícil al finalizar la educación secundaria o al buscar empleo, ya que el mundo puede parecer más desafiante y menos comprensivo.

La falta de inclusión y comprensión en el entorno puede crear barreras adicionales, haciendo que las tareas cotidianas, como desarrollar relaciones sociales, mantener un empleo o ingresar a la universidad, sean aún más complejas para quienes tienen autismo. Muchos de estos adultos jóvenes anhelan integrarse y relacionarse, pero pueden enfrentar dificultades para comprender las sutilezas de las interacciones sociales, interpretar expresiones faciales o seguir las normas no escritas de la comunicación.

A menudo, estos adultos jóvenes han experimentado rechazo, incomprensión y acoso por parte de sus pares neurotípicos, lo que puede llevar al aislamiento. La soledad se convierte en una forma de protección frente a un mundo hostil, donde los estímulos sensoriales pueden resultar abrumadores.

Para los jóvenes adultos con autismo en este rango de edad, alcanzar la autonomía y la autodeterminación puede ser un desafío debido a las dificultades para comprender y aplicar los códigos sociales. La falta de inclusión puede limitar su vocabulario o hacer que su lenguaje sea más formal en comparación con sus pares.

Si bien cada persona con autismo es única y experimenta el trastorno de manera diferente, muchos enfrentan dificultades para adaptarse a los cambios de horarios y rutinas, así como sensibilidades sensoriales atípicas que pueden generar ansiedad y depresión.

Es crucial proporcionar apoyo y recursos adecuados a estos adultos jóvenes, incluyendo asistencia educativa individualizada, acompañamiento en el ámbito laboral o universitario y programas que reconozcan y fomenten sus fortalezas y talentos, como las habilidades excepcionales en áreas como matemáticas, música, arte o memoria visual. Los adultos jóvenes con autismo tienen una amplia gama de experiencias y necesidades. Brindarles el apoyo necesario es fundamental para que puedan alcanzar su máximo potencial y llevar una vida plena y satisfactoria.






La evaluación neuropsicológica desempeña un papel fundamental en el diagnóstico y tratamiento de personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA).


Diagnóstico preciso: La evaluación neuropsicológica proporciona una comprensión detallada de las fortalezas y desafíos cognitivos, conductuales y emocionales de una persona. Esto ayuda a los profesionales a diferenciar el TEA de otras condiciones y a realizar un diagnóstico preciso.

Planificación del tratamiento: Al identificar las áreas específicas en las que una persona con TEA puede necesitar apoyo, la evaluación neuropsicológica permite a los profesionales desarrollar un plan de tratamiento individualizado y efectivo.

Monitoreo del progreso: Una evaluación neuropsicológica inicial proporciona una línea de base para medir el progreso a lo largo del tiempo. Los cambios en el funcionamiento cognitivo, conductual y emocional pueden ser monitoreados mediante evaluaciones regulares, lo que permite ajustar el plan de tratamiento según sea necesario.

Comprensión de las fortalezas y debilidades: La evaluación neuropsicológica no solo identifica las áreas de dificultad, sino también las fortalezas de la persona. Esto es crucial para desarrollar estrategias de intervención que aprovechen estas fortalezas y fomenten el desarrollo en áreas donde se presentan desafíos.

Orientación para la familia y los cuidadores: Los resultados de la evaluación neuropsicológica pueden proporcionar información valiosa a las familias y cuidadores sobre cómo apoyar mejor a la persona con TEA en el hogar y en otros entornos. Esto puede incluir estrategias para mejorar la comunicación, gestionar comportamientos desafiantes y promover la autonomía.

En cuanto a lo que incluye, una evaluación neuropsicológica para TEA generalmente abarca una variedad de áreas, que pueden incluir:

Evaluación del desarrollo cognitivo: Para comprender el funcionamiento intelectual y las habilidades de procesamiento de la información.

Evaluación del lenguaje y la comunicación: Para identificar posibles dificultades en el habla, la comprensión del lenguaje y la comunicación no verbal.

Evaluación de las habilidades sociales y de interacción: Para examinar la capacidad de la persona para interactuar con los demás, comprender las emociones y participar en relaciones sociales.

Evaluación del comportamiento y las habilidades adaptativas: Para evaluar la presencia de comportamientos estereotipados, repetitivos o restringidos, así como las habilidades para realizar actividades de la vida diaria de manera independiente.



Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page