top of page

La Importancia de Fomentar la Gestión Emocional en Niño/as


La capacidad de comprender y gestionar nuestras propias emociones, así como las de quienes nos rodean, nos permite comprendernos, actuar de manera coherente con lo que sentimos y pensamos, y establecer relaciones interpersonales constructivas. Esta habilidad nos ayuda a llevarnos mejor con nosotros mismos, enfocarnos en el logro de objetivos y superar obstáculos para concretar nuestras aspiraciones en la vida.




Gestión Emocional en los Niños


Fomentar la gestión emocional en los niños no solo les proporciona herramientas para enfrentar sus sentimientos y desafíos actuales, sino que también les prepara para una vida adulta más equilibrada y satisfactoria. Como padres, podemos ser guías en este proceso, ayudándoles a desarrollar un amplio vocabulario para identificar lo que experimentan emocionalmente, a regular sus estados anímicos adecuadamente y a generar emociones positivas que les permitan disfrutar plenamente de la vida. Apoyarlos en esto es brindarles uno de los regalos más valiosos: el desarrollo de la habilidad de gestionar sus emociones.

La gestión emocional no solo les ayuda a enfrentar los retos del día a día, sino que también contribuye a su bienestar general y a la construcción de relaciones saludables.

¿Qué es la Gestión Emocional?

Gestionar las emociones implica desarrollar conocimientos y habilidades sobre las emociones, con el objetivo de que las personas puedan afrontar mejor los desafíos cotidianos. El primer paso en este proceso es definir con claridad qué estamos sintiendo y tomar conciencia de ello. Contar con un amplio vocabulario emocional es esencial, ya que nos permite ponerle nombre a lo que nos sucede.

Muchas veces, tanto adultos como niños, no somos capaces de expresar e incluso identificar lo que nos sucede en el ámbito emocional, y nos limitamos a observar si estamos "bien" o "mal".

Es fundamental disponer de las herramientas necesarias para conocer, expresar y manejar nuestras emociones. Si preparamos a nuestros hijos e hijas para que puedan nombrar lo que sienten, estarán mejor preparados para enfrentar sus estados emocionales, sentirse más estables y regularse emocionalmente, logrando tener mayor control en su vida.


Regulación Emocional

Si quieres ayudar a tu hijo o hija a desarrollarse mentalmente, es fundamental que primero le des la oportunidad de crecer emocionalmente. Solo así alcanzará grandes logros.

La regulación emocional es la capacidad para manejar las emociones de manera adecuada. Esto implica tomar conciencia de la relación entre emoción, cognición y comportamiento; tener buenas estrategias de afrontamiento y la capacidad de generarse emociones positivas. Enseñar a los niños a regular sus emociones les ayuda a reaccionar de forma apropiada en diferentes situaciones, disminuyendo el impacto negativo que pueden tener ciertas emociones intensas o prolongadas.


Habilidades de Afrontamiento

Las habilidades de afrontamiento se refieren a la capacidad de enfrentar desafíos y resolver conflictos, junto con gestionar las emociones que estos generan. Esto incluye desarrollar estrategias para interactuar con otros, autorregularse y vivir los estados emocionales con la intensidad adecuada y durante un tiempo limitado, logrando así sobreponerse a las dificultades.

Existen diversas habilidades de afrontamiento, siendo fundamental la capacidad de autocontención, mentalizar las experiencias, desarrollar una capacidad reflexiva y utilizar técnicas de respiración y relajación para calmarse en momentos de estrés. La práctica continua de mindfulness o alguna forma de meditación también contribuye a mantener un estado más sereno, controlar emocionalmente y gestionar de manera efectiva los estados emocionales complejos.


Autogeneración de Emociones Positivas

Es igualmente importante que los niños aprendan a crear emociones que generen bienestar y disfrute de la vida, como la alegría y el amor. La competencia para autogenerar emociones positivas está comprobada y se sabe que nuestro pensamiento y diálogo interno, lo que nos decimos a nosotros mismos y lo que repetimos constantemente, influye de manera directa y muy potente en nuestro estado emocional. Fomentar un diálogo interno positivo en los niños puede contribuir significativamente a su bienestar emocional.


¿Por qué es Importante Enfocarse en el Desarrollo Socioemocional desde Temprana Edad?

El desarrollo socioemocional es crucial durante los primeros años de vida de los niños. La etapa entre los 4 y los 8 años es fundamental para el desarrollo del cerebro. Durante estos años, los niños aprenden a gestionar sus emociones, establecer relaciones saludables y desarrollar habilidades sociales esenciales que les servirán para toda la vida.

Invertir en su desarrollo socioemocional no solo mejora su bienestar emocional y mental, sino que también potencia su capacidad de aprendizaje y éxito académico.


Te invitamos a inscribir a tu hijo en una experiencia de aprendizaje y desarrollo socioemocional que ofrece herramientas de gestión emocional.

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page